Historia de una cuna de pioneros
Esperanza, madre de colonias, es la primera colonia agrícola organizada y origen de otras fundaciones


Por Hugo Zingerling
A veces creo tener un raro privilegio sobre los demás argentinos, sobre todo cuando me preguntan donde nací, y les digo mi verdad, nací en Esperanza, provincia de Santa Fe, República Argentina y además un 1 de noviembre, día de todos los santos de un 1957 cada vez más lejano.
A priori, no se podían dar circunstancias más favorables, para inyectarle optimismo a una persona y asegurarle un futuro venturoso.
Desgajemos, Esperanza, que significa, además de segunda virtud teologal, lo que vendrá, no estar derrotado, tener confianza en el futuro, y Santa Fe, la fe, el creer, el tener la seguridad en algo, y además si nací en un país que se llama República Argentina, lo que significa el país de la plata, todo haría pensar que nací en el momento justo y en el lugar adecuado.

Pero en la Argentina de hoy, que a veces es una sombra de lo que fue, de lo que pudo haber sido, todos estos datos no sirven de mucho. Los avatares diarios porque pasamos, más de una vez nos hacen pensar que, si no es una broma que nuestro país se llame Argentina, país de la plata, con tantas desigualdades y problemas, dificultades que no tendríamos porqué padecer de acuerdo a la naturaleza generosa, que dotó al país en variedad de recursos.
Sólo quiero decirles que a pesar de los problemas del presente, existe un lugar llamado Esperanza, en la provincia de Santa Fe, en esta República Argentina, donde mis antepasados se afincaron desde 1856. El poeta José Pedroni (1899-1968)
lo sintetizó en su poesía Situación.

Paloma, espiga y ancla,
a 31 grados y 25 minutos de latitud Sur
- línea del río y la calandria -
y 60 grados y 56 minutos de longitud,
está mi tierra: Esperanza.
Es un pequeño punto palpitante
hacia el norte del mapa;
boya del trigo verde,
corazón de la pampa.

Y también dijo de mi provincia en:
Suelo santafesino

Dilatado, tendido,
sin altos ni bajos,
este es el suelo mío,
este es mi campo.
Es como a mí me gusta,
verde, ancho;
el sol por todo él,
el agua a mano.

Ese lugar existe gracias a un contrato de colonización firmado el 15 de junio de 1853 entre el gobierno de Santa Fe y un empresario salteño, Aarón Castellanos, que se propusieron traer familias de labradores europeos para fundar colonias agrícolas para comenzar a producir y cambiar el país como consecuencia de la apertura contenida en el espíritu de la constitución de 1853. Lo percibimos en su preámbulo, cuando dice: “...con el objeto de constituir la unión nacional, afianzar la justicia, consolidar la paz interior, proveer a la defensa común, promover el bienestar general, y asegurar los beneficios de la libertad, para nosotros, para nuestra posteridad, y para todos los hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino...”

Durante 1855 se amojonaron los campos, se construyeron los ranchos donde vivirían los inmigrantes y durante el primer mes de 1856, comenzaron a llegar las remesas de colonos del centro de Europa (alemanes, suizos, franceses y belgas y más tarde italianos) a ese pequeño punto palpitante en el norte del mapa, para convertirse, no sin dificultades, en una boya del trigo verde, en el corazón de la pampa. Y así fue creciendo y prosperando Esperanza, hasta convertirse en madre de colonias, ya que de su seno salieron inmigrantes que fueron llenando con sus fundaciones de nuevas colonias, otras boyas de trigo verde en la provincia. El fundador de Rafaela, Guillermo Lehmann, aunque suizo de origen, residía en Esperanza, su segunda patria. Esperanza, ostenta como lema, la primer colonia agrícola organizada del país, y esto es así, porque hay un contrato que da origen a la futura ciudad del 15 de junio de 1853, y porque luego de asentados los colonos, la entonces colonia, nunca dejó de existir y crecer y dio origen a nuevas colonias que se fueron levantando por toda la provincia de Santa Fe.
Siempre se escuchan voces de otras ciudades nacidas de procesos históricos similares, algunas tratando de disputarle a Esperanza el título legítimo que ostenta. Pero los argumentos históricos demuestran fehacientemente que puede considerarse la primer colonia agrícola organizada del país. Hubo intentos anteriores y otros casi simultáneos de colonización agrícola tanto organizada como espontánea en la Argentina. En 1780 Antonio de Viedma que funda la Colonia de Florida Blanca. La corona española reclutó a 200 familias para que levanten el caserío, luego las colonias de Santa Catalina, Monte Grande y San Pedro en la época Rivadaviana, la agrícola militar de Villa Urquiza, en Entre Ríos en 1853, la de Baradero, en 1856. Todos estos procesos son parte de los engranajes que se pusieron en movimiento cuando la Argentina se dió cuenta de su potencial agrícola ganadero y que necesitaba brazos para movilizar esos recursos, y ante los escasos que tenía, recurrió a la inmigración. Fue como un impulso casi simultáneo, que no solo tuvo la visión de Castellanos, el fundador de Esperanza, sino Pujol, Crespo, Olivieri, Brougnes, Lelong, Cuyas y Sampere y antes Barber Beaumont, todos ellos impulsores de procesos colonizadores en distintos puntos del país, desde cerca de Bahía Blanca hasta Corrientes, pasando por Santa Fe y Entre Ríos.

Esperanza, es hoy es una ciudad, del centro de la provincia de Santa Fe, con 35.000 habitantes, consustanciada con su valor y patrimonio histórico, orgullosa de su presente y con fe y esperanza en Esperanza, para lo que vendrá. Y le recuerdan a todos aquellos que quieran oír, que Esperanza, fundada y poblada en cumplimiento de un plan orgánico de colonización que se inicia el 15 de junio de 1853 y se concreta con los trabajos preparatorios a la instalación, realizados desde setiembre de 1855 por la Comisión Especial de Colonos y la llegada a Santa Fe el 25 de enero de 1856 del primer contingente de colonos, es la colonia agrícola que inicia el movimiento colonizador ininterrumpido en el país.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
La ciudad de Esperanza, para ser llamada primer colonia agrícola organizada, exhibe: ESPERANZA: Cuna de la Colonización Argentina - Proyectada por Documento Legal el 15/06/1853. Garantizada por Ley del Congreso Nacional el 18/11/1854 - Dividida y amojonada entre Setiembre y Noviembre de 1855 - Poblada a principios de 1856.

Parte de este artículo fue publicado en el suplemento Región Centro, del diario LA Nación, en su edición del sábado 28 de agosto de 2004.

_________________________________
Diseño Web: Hugo Mario Zingerling
hugozingerling@educ.ar
© 2002-2004 Derechos Reservados
Ultima actualización: Septiembre 25, 2004 18:15